La NASA descubre cómo construir un ala voladora comercial grande que usa la mitad del combustible de un avión normal

Northrop Grumman B-2 Spirit (Bombardero sigiloso)

La NASA ha demostrado con éxito una técnica de fabricación que permitirá la creación de grandes superficies comerciales. ala voladora híbridaaeronave. Estos aviones utilizarían la mitad del combustible de los aviones de pasajeros tubulares convencionales y proporcionarían un viaje más silencioso para los pasajeros a bordo.

En general, hay cuatro formas planas: un tubo con alas, un cuerpo de ala mezclado, un ala híbrida y un ala voladora. Los tres últimos abandonan el tubo a favor de un chasis mucho más plano con una sección transversal casi rectangular. La ventaja de estos diseños es que el cuerpo en realidad actúa como un ala, lo que agrega elevación adicional. El lado negativo es que las alas voladoras son menos estables (carecen de cola), y la sección transversal rectangular hace que sea mucho más difícil construir un fuselaje ligero que pueda soportar los rigores del vuelo aéreo presurizado.

Northrop YB-49, un verdadero ala voladoraLos ingenieros aeroespaciales conocen desde hace mucho tiempo las ventajas de las aeronaves con alas voladoras (peso y resistencia reducidos, y por lo tanto velocidades máximas más altas y menor consumo de combustible), pero hasta ahora ha resultado imposible construir un ala volante que sea lo suficientemente grande para transportar a cientos de personas. En comodidad. Hay docenas de diseños de alas voladoras en uso por parte de los militares, pero generalmente son aviones pequeños que no necesitan preocuparse por la comodidad de los soldados a bordo. El Northrop Grumman B-2 Spirit (Stealth Bomber, en la foto de arriba) es probablemente el ejemplo más conocido de un avión híbrido de alas voladoras.



Ahora, la NASA informa que ha ideado un método de fabricación para producir aviones híbridos de alas voladoras que es lo suficientemente grande para viajes comerciales. El método comienza con varillas de compuesto de carbono, que luego se cubren con tela de fibra de carbono. Se colocan tiras de espuma entre las varillas, y de nuevo se cose fibra de carbono sobre ellas, creando travesaños estructurales. El tejido de fibra de carbono finalmente se impregna con una resina epoxi, convirtiendo todo en una estructura muy rígida cuando fragua. En total, esta nueva técnica puede reducir el peso de la estructura de una aeronave en un 25%.

En las pruebas, las piezas del fuselaje fabricadas con esta técnica podrían soportar las fuerzas necesarias. El plan ahora es construir un fuselaje de dos pisos de 30 pies (9.1 m) para ver cómo la nueva técnica de fabricación se adapta a situaciones que se aproximan al uso en el mundo real. Eventualmente, 10 o 20 años después, la NASA espera que esta técnica de fabricación se pueda utilizar para construir aviones comerciales.

Motor de derivación ultra alta de la NASA / GE (ventilador no conducido, ventilador propulsor)

Como revisión tecnológica Señala, un avión híbrido de alas voladoras también necesitaría un tipo diferente de motor, algo así como un motor de derivación ultra alta. Los motores de derivación ultra alta (también conocidos como propfans o ventiladores no conducidos, en la foto de la derecha) todavía usan un diseño 'turbo', pero tienen una gran cantidad de palas de hélice pequeñas y retorcidas en la parte posterior, algo así como si tomara un turbofan, pero lo quitó la carcasa de la mitad trasera del motor. En el ala volante híbrida de la NASA, estos motores UHB se montarían en la parte superior del avión, reduciendo el ruido dentro del fuselaje).

Este ala voladora híbrida es solo una faceta del proyecto de Aviación Ambientalmente Responsable (ERA) de la NASA, que fue iniciado en 2009 con la esperanza de reducir el impacto de la aviación en el medio ambiente. Para más información, visita el sitio web de la NASA.

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | 2007es.com