La toxicidad del ajo y los perros: ¿cuál es la historia completa?

Las vacaciones se acercan rápidamente y es un momento emocionante para cocinar y reunirse con sus seres queridos. A tu perro probablemente le encantan todos los olores tentadores que provienen de la cocina, pero antes de darle un bocado de comida humana, considera los ingredientes.



No todos los compuestos en los alimentos para humanos se consideran seguros para los perros. Algunos, especialmente en grandes cantidades, pueden provocar cambios fisiológicos graves en el cuerpo de los perros. El ajo es uno de esos vegetales que puede representar una amenaza para la salud de su mascota. Siga leyendo para obtener más información sobre la toxicidad del ajo en los perros y qué se puede hacer para tratarla y prevenirla.

Pixabay



Por qué el ajo es peligroso para los perros

Ajo ( Allium sativum ) es miembro de la planta Allium género; otros miembros de este género incluyen puerros, cebolletas y cebollas. Ya sea que este vegetal esté cocido, crudo, condimentado o mezclado con alimentos, puede ser tóxico para su mascota si consume demasiado.

Las especies de esta planta contienen un compuesto orgánico de azufre que provoca una serie de reacciones oxidativas que superan las propiedades antioxidantes de los glóbulos rojos de su perro. Esto puede cambiar la forma de los glóbulos rojos de su perro y provocar Formación del cuerpo de Heinz . Estos cambios dan como resultado glóbulos rojos frágiles e insalubres que pueden romperse.



Cuando los glóbulos rojos se rompen, se puede transportar menos oxígeno sanguíneo a los tejidos de su perro. También conocida como anemia, esta condición puede hacer que su perro se vea y se sienta muy cansado porque no está obteniendo la energía y el oxígeno necesarios para usar eficazmente sus órganos y músculos.

Signos de intoxicación por ajo en perros

  • Debilidad
  • Letargo
  • Mal aliento
  • Náuseas: esto parece babear en los perros
  • Dolor abdominal: protegiendo el abdomen o encorvado
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Orina teñida de rojo
  • Aumento de la frecuencia respiratoria o jadeos.
  • Encías pálidas
  • Intolerancia al ejercicio
  • Collapse

Un perro, cansado de cavar, descansa en la tierra.

Rasgos susceptibles

Los siguientes rasgos pueden hacer que ciertos perros sean más susceptibles que otros a la toxicidad del ajo.

  • Razas japonesas: Shiba Inu y Akita
  • Deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa
  • Deficiencia de zinc
  • Tratamiento con ciertos medicamentos (por ejemplo, Tylenol) u otros compuestos

Mi perro comió ajo, ¿y ahora qué?

Si sospecha que su perro ha comido ajo, llévelo al hospital veterinario de emergencia lo antes posible. Podrán hacer que su perro vomite de manera segura y monitorear los signos de anemia. Esto debería ocurrir inmediatamente después de la ingesta.



Si ha pasado un día o más, y está comenzando a ver los signos enumerados anteriormente, aún debe llevar a su perro a ver a un veterinario de inmediato para recibir tratamiento y control de sangre. El pronóstico de la toxicidad del ajo depende de la cantidad de planta que se consumió, la gravedad de los signos clínicos y cuándo se inició el tratamiento. No existe un antídoto para la toxicidad del ajo.

Recuerde que lo que cuenta es la dosis, por lo que la ingestión única de un pequeño trozo de ajo picado no es suficiente para causar anemia grave en su perro. Sin embargo, comer un plato lleno de dientes de ajo o un bulbo de ajo es motivo de preocupación. Además, pequeñas dosis repetidas a lo largo del tiempo pueden causar toxicidad.

Cuanto mayor sea la dosis, más graves serán los signos de toxicidad. Si su perro es más susceptible a la intoxicación por ajo, las dosis más pequeñas de ajo aún pueden provocar toxicidad.

Cómo evitar que su perro vuelva a comer ajo



Es difícil mantener la comida sazonada con ajo lejos de su perro, especialmente porque tiene un aroma tan distintivo. A menudo pensamos que si los alimentos no son seguros para nuestras mascotas, no los comerán, pero la verdad es que los perros pueden ser comedores indiscriminados.

Mantener los alimentos, suplementos, polvos y plantas con ajo lejos de su perro es la mejor prevención.

  • Coloque las hierbas, especias y verduras crudas en lugares altos de los armarios fuera del alcance de su mascota.
  • Comuníquese con todos los miembros del hogar y los visitantes para que no compartan su comida humana (por ejemplo, papas fritas con ajo, sopas, salteados, etc.) con las mascotas.
  • Coloque una cerca alrededor de las verduras del jardín, lo que también evitará que otras criaturas se las coman.
  • Por último, observe qué se cae al suelo, ya que su perro puede aspirar fácilmente los restos.

No lo olvide: buscar atención médica veterinaria si se sospecha ingestión de ajo es siempre el método de tratamiento más seguro.

Foto principal: Flickr @ AlanLevine

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | 2007es.com